Recursos

Imagen fija con movimiento

Una sencilla tipografía, según su ubicación en la página, su verticalidad, su orientación o su nitidez, puede simular un efecto de movimiento. Es cierto que siempre será un instante robado a ese movimiento, pero podemos crear la sensación de haber accedido a la información en un momento de transición entre un lugar y otro. Podemos  pensar que, antes de mirar la página, la posición de los elementos era otra y, que tras dejar de mirar, todo seguirá moviéndose. La fuerza radica en crear una secuencia temporal en la que interviene el antes, el durante y el después de la intervención del lector.